Archivo de la etiqueta: Conciliación de la vida personal

¿Cuando puedo pedir reducción de jornada?

Todos los trabajadores en un momento dado de sus vidas, pueden necesitar de tiempo para poder conciliar la vida personal, familiar y laboral. Por ello, se establece la posibilidad de una reducción de jornada, que no implique pérdida de retribución durante la época de lactancia de los hijos o durante etapas de hospitalización, pudiendo solicitar más reducción de jornada con reducción proporcional de salario, si se necesita más tiempo del establecido.

Y, ¿en qué situaciones un trabajador/a tiene derecho a reducir su jornada?:

– Por lactancia.

– Por hospitalización de los recién nacidos.

– Por guarda legal.

El trabajador tendría que preavisar con 15 días de antelación, o por el tiempo que marque el convenio colectivo que le resulte de aplicación, la fecha en la que comenzará el permiso de lactancia o la reducción de jornada.

En el supuesto de lactancia de un hijo, el requisito es hasta que cumpla 9 meses, sin pérdida de la retribución, teniendo derecho a una hora de ausencia del trabajo que se puede dividir en dos fracciones. Si hubiera parto múltiple se incrementa la duración de forma proporcional. Es posible sustituir esta reducción por una reducción de jornada en media hora, oacumularlo en jornadas completas, según lo que disponga el convenio, o según acuerdo entre las partes.

Es un derecho que sólo puede ejercer uno de los progenitores en el caso de que ambos trabajen. Importante tener en cuenta los 15 días de preaviso tanto al inicio como al fin del permiso.

Con respecto a la hospitalización del hijo por nacimiento prematuro, o cualquier otra causa, el padre o madre tendrían derecho a ausentarse del trabajo durante una hora, con derecho a remuneración, o a reducir su jornada un máximo de 2 horas con la disminución proporcional de su salario.

El supuesto de guarda legal se da para quienes tienen a su cuidado directo algún menor de 12 años, (anteriormente a diciembre de 2013: 8 años) o a una persona con discapacidad física, psíquica que no desempeñe actividad retribuida, y por tanto tendrían derecho a una reducción de jornada de trabajo diaria, con disminución proporcional del salario entre, como mínimo, un octavo y un máximo de la mitad de la duración de la jornada.

En el caso de producirse la extinción del contrato en estos supuestos, debe ser declarado nulo, salvo que se declare su procedencia por motivos que no tengan nada que ver con el embarazo, o con el ejercicio del derecho solicitado. Siempre el salario para el cálculo de la indemnización debe ser el que le correspondería al trabajador sin tener en cuenta la reducción de jornada efectuada, ojo! siempre que no haya transcurrido el plazo máximo legalmente establecido para la reducción.

Con respecto al desempleo, las bases de cotización se computan incrementadas hasta el 100% de la cuantía que le hubiera correspondido al trabajador sin reducción de jornada.

Recordemos siempre que en el procedimiento para la reclamación en este tipo de casos, dispone el trabajador del plazo de 20 días, desde que el empresario le comunique su disconformidad con la solicitud planteada de disfrute de reducción horaria, para presentar la demanda ante el Juzgado de lo Social. No es necesario el trámite de la conciliación previa, y el procedimiento es urgente y de tramitación preferente.

Si necesitas ampliar información, o estás buscando asesoramiento por encontrarte en uno de estos supuestos, no lo dudes, ponte en contacto!!!