¿Qué es un proceso monitorio?

Es el procedimiento para el cobro de deudas dinerarias vencidas, exigibles y documentadas,  cuya cuantía estaba fijada hasta el 4/05/10 en 30.000 €,  después la Ley 13 /2009 elevó su cuantía a 250.000 €, y la Ley 37/2011 ha suprimido este límite cuantitativo. Por tanto desde 31/10/2011 no existe límite, convirtiéndose en la forma más frecuente de iniciar las reclamaciones judiciales de cantidad.

Podrá acudir por tanto a este proceso quien pretenda de otro el pago de deuda dineraria de cualquier importe, siempre que se acredite dicha deuda:

– mediante documentos, firmados por el deudor o con su sello, marca, cualquiera que sea su forma y clase o soporte físico en que se encuentren

– mediante facturas, albaranes de entrega, certificaciones, telegramas, o cualesquiera otros documentos que sean de los que habitualmente documentan los créditos y deudas en las relaciones entre acreedor y deudor.

En cuanto al Juzgado que resultará competente para este proceso lo es exclusivamente el del domicilio o residencia del deudor o, si no son conocidos, el del lugar en que el deudor pueda ser hallado a efectos del requerimiento de pago por el tribunal.

La Ley que regula este procedimiento es la Ley de Enjuiciamiento Civil, arts. 812 a 818.

El procedimiento monitorio comienza por petición del acreedor en la que se expresan la identidad del deudor, el domicilio o domicilios del acreedor y del deudor , acompañándose el documento o documentos justificativos de la deuda.

Aunque para la petición inicial no es preciso valerse de abogado y procurador, sin embargo es absolutamente recomendable ir de la mano de un profesional, para tomar desde el comienzo las medidas adecuadas y necesarias para la defensa de los derechos de la parte.

¿Tienes alguna deuda que reclamar? ¿Alguna duda al respecto?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.